ESCUELA DEL FUTURO

Mis deseos para la escuela del 2018

No parece tan futurista ni peregrino pensar en la escuela del 2018, está ahí mismo, a la vuelta de la esquina y tengo que hacer un gran esfuerzo para no caer en cierto pesimismo de que pocos cambios habrá o que algo empeorará porque hace ya unos años pensábamos en la escuela del 2000 y, ¿qué ha sucedido?; indudablemente hay aspectos que han cambiado a mejor pero no podemos silenciar que otros muchos no sólo no han mejorado sino que han sufrido un preocupante retroceso. Por ello quiero abrirme paso entre un optimismo moderado y pensar que un soplo de aire nuevo y desafiante puede alcanzar a la escuela y darle la importancia y ponerle en el lugar que se merece.

Lo primero que deseo es que se establezca un espíritu de colaboración, compañerismo y colaboración entre todos los miembros que integran nuestra escuela. Es obvio que sin el empeño del factor humano en estas cuestiones es muy dificil conseguir un avance provechoso.

Y quiero alumnos ávidos de saber, con ansia de curiosidad, con ganas de mirar, investigar, experimentar, enredar… Y quiero empujarles a satisfacer sus inquietudes.

Además vamos a hablar, vamos a recuperar la importancia de la palabra, del diálogo, del cambio de impresiones, del respeto a las diversas opiniones, sólo así podremos ir conociéndonos mejor.

Y por supuesto vamos a aprender de todo, no sólo de los libros;de lo que nos rodea, de lo que vemos, de lo que escuchamos, de lo que nos cuentan, vamos a animarnos a emplear nuevas metodologías, a probar lo nuevo sin miedo, a sumergirnos en tecnologías, multimedias…

Y necesitamos a las familias, a que retomen su labor y vamos a ayudarles a ello, que sepan que estamos en el mismo camino con el mismo fin.

Y además quiero más sonrisas, y un poquito de mejor educación, a estar orgullosos de nuestros alumnos y ellos de nosotros.

Y quiero que los políticos se ocupen de verdad de la educación y que no seamos un motivo de su mercadeo y “tejemanejes”. Tal vez sea mejor menos ley y más corazón.

Y quiero una clase bonita, con luz, alegre (aunque de todo eso ya me ocupo personalmente), y colegios con equipamientos aceptable, sin diferencia de barrios ni alumnado.

¿Y qué más?, pues poco más, que pongamos cada uno nuestro granito de arena, poco a poco con nuestros deseos tal vez sea posible hacer una montaña de realidad.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s